Proponemos normativa específica para regular la actividad de teatros independientes

con No hay comentarios

 

Con ATIR

El 20 de diciembre pasado presenté un proyecto de Ordenanza orientado a generar una regulación específica para los teatros independientes de Rosario. Hasta ahora, la habilitación y control de estos espacios está enmarcada en la Ordenanza 7218/2001, que, entre otros, regula el funcionamiento de peñas, circos, salones de fiestas infantiles y parques de diversiones.

La iniciativa propuesta apunta a encuadrar a los teatros independientes rosarinos en un marco legal específico, acorde con las características propias de estos espacios. Las salas, unos 15 espacios culturales, hoy se encuentran regidas por una normativa que, bajo el nombre “Otros rubros”, agrupa actividades disímiles, entre las cuales se encuentran circos, peñas, milongas y hasta salas de exhibición condicionadas. 

Además de una serie de requisitos administrativos, técnicos, de localización y de seguridad, la nueva normativa establecería, por ejemplo, una categorización de las salas de acuerdo a su capacidad: 

– Sala de Teatro Independiente “Clase A” hasta ochenta (80) localidades.

– Sala de Teatro Independiente “Clase B” desde ochenta y una (81) a ciento cincuenta (150) localidades.

– Sala de Teatro Independiente “Clase C” desde ciento cincuenta y una (151) a trescientas (300) localidades.

El proyecto también contempla la creación, en la órbita de la Secretaría de Cultura y Educación, de una oficina u equipo técnico interdisciplinario que brinde a los titulares de las Salas de Teatro Independiente el asesoramiento legal y técnico necesario para su habilitación y funcionamiento.

Dice Nin:  “Los teatros independientes son espacios que no persiguen el lucro. Generalmente son asociaciones civiles que, con mucho esfuerzo, aportan a la cultura de Rosario actividades de formación, obras de teatro de grupos locales, muestras y talleres. El proyecto que presenté fue acordado con la Asociación de Teatros Independientes de Rosario y todos coincidimos en que tener una normativa específica haría que los controles para habilitación y desarrollo sean más eficientes. Por una parte, regularía la actividad de acuerdo a las  características propias de la actividad teatral autogestiva. Por otra parte, al sacar a estos espacios de la actual ordenanza conjunta, permitiría alivianar la problemática que hoy se genera con lo que falta resolver en la regulación del esparcimiento nocturno.”

Puede ver el proyecto completo aquí.

Deje un comentario