Endeudamiento: ¿otra vez?

con No hay comentarios

Presupuesto MR - Deuda

Hoy la deuda ocupa el cuarto lugar en importancia en el presupuesto. Esta modalidad de gestión no solucionó los grandes problemas de infraestructura y tampoco fortaleció políticas públicas vitales como las de infancia.
No es momento para volver a discutir sobre este pedido de endeudamiento.
Si es necesario pedir financiamiento, el municipio puede y debe recurrir a la Provincia y a la Nación antes que lanzarse a un endeudamiento en dólares.
La agenda de este año debe ser la agenda del acuerdo, de las obras necesarias, de las políticas de infancia que ya no debemos seguir postergando. Tenemos una deuda importante reflejada en el presupuesto y en el cansancio de la gente que espera se solucionen sus demandas.
Hablemos de cómo hacer y dejemos de lado esta insistencia con el endeudamiento.


A continuación, el texto de los fundamentos de mi negativa a aceptar un nuevo endeudamiento, que hoy publicó el Diario La Capital.

Debate abierto. No es el momento para volver a discutir un pedido del Ejecutivo municipal que ya naufragó en diciembre del año pasado en el Concejo.

A fines de diciembre pasado, tras una ardua trama de idas y venidas que generó más desacuerdos que puntos comunes, el Ejecutivo municipal veía naufragar su pedido de endeudamiento por 200 millones de dólares. Nuevamente pretenden instalar la iniciativa.

Quiero detenerme en las particularidades de este pedido, no por mezquindades políticas, sino porque estoy totalmente convencida de que no es bueno para los ciudadanos de Rosario.

En principio, enfoquémonos en el monto: el Ejecutivo municipal solicita que sea autorizada una toma de deuda de 200 millones de dólares, suma casi igual a los 250 millones de dólares tomados por el gobierno provincial con un presupuesto 10 veces mayor al de la ciudad. No hay relación entre el monto del endeudamiento y la estructura sobre la cual se lo pretende aplicar.

En segunda instancia, la propuesta prevé dos cuestiones que deben encender nuestras alarmas: el endeudamiento sería tomado en dólares y, por ende, la jurisdicción de los Tribunales intervinientes en caso de litigio ya deja de ser nacional para pasar a ser del país de origen de la moneda expresada en la letra del acuerdo: Estados Unidos. Otro punto a tener en cuenta es la pertinencia del pedido, en relación al destino de esos fondos: el Ejecutivo utilizaría ese dinero para concretar obras que ya prometió. También se aplicaría al refinanciamiento de deuda pre-existente en pesos, así como a capitalizar nuevamente el Banco Municipal.

Si estas consideraciones no fueran aval suficiente de nuestra posición contraria, la composición actual del presupuesto de nuestra ciudad nos deja clara la razón por la cual este pedido de deuda no debe avanzar: el pago de servicios de deuda contraída por el municipio en todos estos años ya ocupa, con el 8,6 por ciento, el cuarto lugar en orden de importancia. Esto significa una asignación que resulta más del doble que lo destinado a Desarrollo Social (3,79 por ciento) y a Cultura (3,34 por ciento). Si no abonara este servicio, la ciudad podría, por ejemplo, tener un presupuesto orientado a políticas de infancia que requieren urgente atención. Si se destinara a Obras Públicas, que hoy representa un 11,37 por ciento del total de asignación, seguramente sería factible realizar alguna de las obras importantes que la ciudad requiere. Después de las inundaciones de enero, y de los constantes reclamos de los vecinos, sobran evidencias de que Rosario necesita obras que el municipio prometió en reiteradas oportunidades.

No es momento, entonces, para volver a discutir sobre este pedido de endeudamiento. Rosario necesita que sus diferentes fuerzas políticas se sienten con todos los sectores sociales, productivos y del trabajo para generar un consenso sobre aquellas obras imprescindibles para la calidad de vida de todos.

Si es necesario pedir financiamiento, el municipio puede y debe recurrir a la provincia y a la Nación antes que lanzarse a un endeudamiento en dólares. Ese acuerdo sería un primer gran paso para responder a las necesidades reales y urgentes que tienen los rosarinos.

La agenda de este año debe ser la agenda del acuerdo, de las obras necesarias, de las políticas de infancia que ya no debemos seguir postergando. Tenemos una deuda importante reflejada en el presupuesto y en el cansancio de la gente que espera se solucionen sus demandas. Hablemos de cómo hacer y dejemos de lado esta insistencia con el endeudamiento.

 

Niñez: el debate de fondo sigue pendiente.

con No hay comentarios

juanito-laguna

Hoy participé de la reunión del Consejo Asesor de Niñez, y propuse la elaboración de un pronunciamiento que ponga de manifiesto nuestra posición contraria al pedido de baja de edad de punibilidad de menores por parte del gobierno nacional. Pienso que esa solicitud, como otras tantas, sólo se explica por el objetivo de desviar la atención y evitar las discusiones de fondo. Creo que el país necesita un Nuevo Régimen Penal Juvenil en el que se respeten las definiciones expresadas permanentemente por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), por UNICEF, por nuestra propia Corte Suprema de Justicia de la Nación y los organismos de Derechos Humanos en el sentido de no reducir la edad de penalidad. Por último, creo que tanto el Gobierno Provincial como el Municipal deben expresarse con claridad sobre el tema. Como señala el comunicado del Observatorio de Derechos de Infancia y Adolescencia EDUARDO BUSTELO, en julio del 2015, en el marco del Consejo Federal de Niñez, Adolescencia y Familia, se firmó un Acta Acuerdo entre Nación, Provincias y Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el que se señala con claridad, entre otros criterios, que en la política estatal para una nueva ley penal juvenil, “la edad de punibilidad no podrá establecerse por debajo de los 16 años, en respeto al principio de no regresividad y de progresividad en la garantía de los derechos”.

Mis críticas y propuestas sobre el abordaje de las adicciones

con No hay comentarios

Carola en Recinto

El inicio del año nos sitúa, otra vez, frente a un hecho trágico relacionado con el consumo de drogas. La muerte de dos jóvenes, de 20 y 34 años, una de ellas de nuestra ciudad, ocasionadas por el consumo de sustancias sintéticas en una fiesta, nos interpela a varios niveles. Familia, comunidad, estado, empresas: ¿Qué es lo que se pone en evidencia cuando este tipo de hechos descorre los velos que apenas disimulan realidades innegables? ¿Qué vemos cuando decidimos ver?

En primer lugar, debemos entender que el consumo de drogas es un fenómeno complejo que, dentro de una misma matriz, adopta modalidades con distintos grados de sofisticación. De ese modo, atraviesa barreras sociales y etarias a un ritmo cada vez más acelerado. No nos sirve pensarlo desde la estigmatización social o geográfica, y debemos abordarlo desde lo público con diferentes estrategias. Por supuesto, debemos mejorar los mecanismos de control, para los que existen herramientas pero requieren, como mínimo, de mayor firmeza. En el caso de las drogas sintéticas, o “de diseño”, creo que el control debe enfocarse en las sustancias que se requieren para su fabricación: los precursores químicos. Por eso presenté el año pasado un proyecto de modificación de la ordenanza 9155, que fue aprobado por el Concejo en agosto. A partir de ese momento, el Ejecutivo Municipal, a través de mecanismos de control a comercios e industrias, debe informar sobre el manejo de químicos susceptibles de abastecer la fabricación de drogas sintéticas al Registro nacional de Precursores Químicos (RENPRE). Es fundamental, entonces, que los controles se sostengan y la articulación con la dependencia nacional sea ágil.

En paralelo, desde el estado deben elaborarse y ejecutarse políticas de prevención a largo plazo, orientadas fundamentalmente a niños y jóvenes. Y esa matriz de la que hablamos es la clave para el abordaje: el consumo de drogas no es extraño al paradigma que nos atraviesa como sociedad, donde permanentemente somos incitados a comprar objetos que prometen completarnos como personas. En ese marco, la sensación de frustración nos hace susceptibles a depender no solamente de sustancias, sino de situaciones nocivas: adicción tecnológica, laboral, alimenticia, a las compras… problemáticas que nuestra sociedad dice atacar, pero al mismo tiempo propicia. Desde ese enfoque comencé a trabajar el año pasado en el Foro para la Prevención de Adicciones, un programa que comprende: talleres para niños que cursan 6to. grado en escuelas de diferentes zonas de Rosario, encuentros en el recinto del Concejo y acciones culturales. El eje de trabajo tiene que ver con mostrarle a los chicos que, por una parte, las adicciones pueden ser múltiples y, por otro, que el narcotráfico es una maquinaria perversa a la que no le interesa su futuro, y que ellos tienen un arma poderosa para resistir: DECIR NO. Más de 300 chicos rosarinos participaron en 2016 de los 10 talleres y los 2 encuentros en el Concejo. También sus docentes trabajaron para guiarlos en la preparación de trabajos sobre el tema, y las autoridades de los colegios recibieron la propuesta con entusiasmo. A través de la lectura del cuento “El Otro Espejo”, escrito por la escritora rosarina Patricia Bottale que ya fue editado por Editorial Homo Sapiens, trabajamos con los alumnos sobre las decisiones que afectan el futuro, y el “NO” como posición frente a quienes quieren hacer un negocio arruinando la vida de otros. También trabajamos junto a Eduardo Ceballos, director teatral rosarino, para que adapte la obra “Zapatones”, a fin de sumarla como acción cultural de este programa. El 1º de julio y el 29 de noviembre realizamos los encuentros de alumnos en el recinto de sesiones, para compartir los trabajos que realizaron sobre el tema. Allí obsequiamos también el juego denominado “Yo Elijo”, que elaboramos  especialmente para que las docentes tengan una herramienta de abordaje y puedan seguir trabajando. Los colegios que participaron pertenecen a distintas zonas de la ciudad: Nicasio Oroño (Empalme Graneros), Sargento Cabral (Puente Gallego), Adoratrices (Centro), 9 de Julio (Alberdi),y María Auxiliadora (Centro)  Paulo VI (Empalme Graneros), Nº 1.344 Bilingüe Taygoyé (Barrio Toba), Nuestra Señora de Itatí (Las Flores) y Nº 61 Juan Lavalle (La Tablada). En 2017 seguiremos sumando escuelas y actividades a este trabajo, que es un aporte más en una lucha tan titánica como imprescindible.

En lo que respecta a la postura que trabaja sobre la “reducción de daños”, y que se enfoca fundamentalmente en la disminución de los efectos nocivos del consumo de cualquier sustancia psicoactiva, pienso que debe ser tenida en cuenta simultáneamente con un profundo trabajo en políticas públicas orientadas a la prevención.

El poder que enfrentamos es enorme y destructivo, y su alcance nos lastima todos los días, cobrándonos nada menos que la vida de quienes más debemos cuidar: nuestros niños y jóvenes. No dejemos de ver, aunque la realidad nos duela. El consumo de drogas no es un emergente que debe preocuparnos solamente cuando se hace tapa de los diarios. En el caso del Estado, sobre todo de los distintos niveles del Poder Ejecutivo, esta problemática debe dejar de ser un simple lema de campañas aisladas para pasar sí o sí  a ser  el objeto de una permanente y sostenida política pública en favor del futuro.

¿Cómo será esa política pública? Seguramente una política de prevención y reducción de daños con el estado como actor central. En definitiva con políticas de salud pública, educativas y culturales. ¿Quién si no el Estado?

Sobre gestos deportivos y ejemplos de vida

con No hay comentarios

mateo-y-costa-alta

Me conmovió el texto que Tomás Costa le escribió hoy a Mateo, tanto por la grandeza de quien lo escribió como la de quién acaba de dejar el ritual de jugar los domingos. Mi compañero de la vida, con ADN canaya, le contó esta anécdota a un leproso de ley. El leproso, llamado Rafael Bielsa, tomó la historia del canaya, Marcelo Gastaldi, y escribió esta carta para Tomás Costa:

“Estimado Tomás: el 30 de noviembre de 2005, Rosario Central -bajo la dirección de Cuffaro Russo- practicaba en Arroyo Seco. El hijo de un amigo, el mismo día, cumplía siete años. Su padre decidió regalarle una visita al entrenamiento. Al terminar, ambos se acercaron a un jugador centralista para pedirle por favor si era tan amable de dejarse fotografiar con el niño. El deportista contestó: “… esperá que me baño, vuelvo y la sacamos”. Y siguió su camino. En ese momento, vos pasabas conversando con un periodista. Mi amigo te pidió si podías fotografiarte con el cumpleañero. Vos te detuviste, y le dijiste al periodista: “… espérame un segundo, me saco la foto y la seguimos”. Nadie conoció ese gesto, ni la sonrisa del pibe ni el orgullo del padre. Pero todos cuantos lean esto van a saber qué clase de tipo sos. Y los que aman el fútbol, llevarán el recuerdo como una caricia sobre su corazón. Te deseo lo mejor en la vida”.

Por la carta a Mateo y por el gesto con el hijo de Marcelo: Gracias.

 

Mi posición sobre el pedido de endeudamiento del municipio

con No hay comentarios

Carola en recinto

En pocos días, discutiremos en el Concejo Municipal el pedido de endeudamiento que envió el oficialismo municipal. Quiero adelantar que me resulta imposible acompañar este proyecto de endeudar a la ciudad por el monto de 200 millones de dólares, una suma cercana a la deuda que tomó el Estado provincial, que tiene un presupuesto 10 veces superior al de Rosario.

El actual gobierno municipal está al frente de la ciudad hace 24 años y aún no pudo dar respuesta a las verdaderas necesidades de los rosarinos. No puedo, entonces, acompañar un pedido para comprometer a la ciudad por los próximos 10 años cuando ese mismo gobierno manifiesta que el fin de este endeudamiento será refinanciar deudas, concretar obras que ya prometieron en años anteriores y capitalizar el Banco Municipal. Y algo más: el proyecto tiene una prórroga de jurisdicción, por lo que, en caso de litigios judiciales, el Municipio podría verse sometido a tribunales internacionales.

Para explicar su propuesta, el oficialismo pone como ejemplo a una familia que necesita recursos para hacer la casa o encarar grandes refacciones. En línea con esa metáfora, en este gobierno que, reitero, hace 24 años dirige los destinos de Rosario, veo un jefe de familia que ha demostrado sobradamente no ser un buen administrador, porque cuando tuvo recursos para comprar la casa o hacer el baño, terminó gastándolos en videojuegos.

En resumen, aunque resulte mucho más fácil decir sí que decir no, siento que debo tomar la actitud que creo más responsable. Los recursos del estado municipal, actuales y futuros, son los activos de todos los rosarinos y como representantes de esos ciudadanos, debemos cuidarlos. No creo, entonces, que sea prudente seguir endeudándonos, ni que una ciudad altamente endeudada en moneda extrajera y sometida a tribunales internacionales, sea la ciudad que merecemos.

Educación, evaluación y preconceptos: las pruebas “Aprender”

con 1 comentario

aprender

El gobierno nacional avanzó esta semana con un operativo de evaluación educativa cuyo nombre, “APRENDER”, responde según el sitio web del Ministerio de Educación y Deportes, al “renovado compromiso político en torno a la evaluación como una instancia válida y necesaria en un proceso de cambio y mejora educativa”[i]. Cambiar y mejorar pueden parecer términos auspiciosos para muchos, pero no para quienes estamos preocupados por la matriz en la que esos exámenes fueron concebidos. No hace falta ir muy lejos en el tiempo para vislumbrarla: el propio Ministro Esteban Bullrich, en declaraciones a la agencia oficial Telam, habló de las pruebas y se encargó de dejar en claro cuál es su visión de los niños y jóvenes más vulnerables: “No se va a cambiar con planes sociales, a ese pibe le podés dar un plan social pero esa plata la va a usar para comprar balas“.

El ministro concluyó su razonamiento con la idea de que “solo la educación” podía cambiar a ese “pibe”. Me detuve en esa frase: “solo la educación lo va a cambiar”. Lamentablemente, no creo que sea fruto de un análisis estratégico, político o pedagógico, sino simplemente una frase emanada de una urgencia de maketing o, si me apuran, de una típica mesa de café en la que alguien cree concluir un debate con un argumento profundo, cuando solamente ha incurrido en un postulado que “tapa bocas”. ¿Quién podría discutir un postulado tan aceptado?

Sin embargo, existe una profusa cantidad de investigación educativa que descarta que la respuesta al problema social sea exclusivamente escolar. Un niño o niña que no cuente con entornos favorables para aprender, con padres que tengan trabajo, que lo estimulen y ayuden en su tránsito por la escuela puede solo excepcionalmente, finalizar su escolaridad en tiempo y forma y habiendo aprendido. ¿Qué significa, entonces, esto?: que el discurso que hace responsable del cambio esperado sólo a la escuela, inevitablemente condena a la escuela al fracaso. El cambio y el mejoramiento deben, sí o sí, ser integrales. ¿Puede la escuela ser la mentora del cambio? Sí, claro que sí; pero de ese noble rol a pedirle magia existe un largo trecho.

El Ministro también dijo que la prueba servirá como una “radiografía”, que nos dirá “si el hueso está quebrado”[ii]. Me permito anticipar el resultado de esa radiografía: DESIGUALDAD. Todo lo que veremos será una “profecía autocumplida”, un relevamiento de datos que, estratégicamente presentados, solamente servirán para que el Ministro decore su discurso y alimente un imaginario social donde la escuela ya tiene un veredicto No hace falta ser especialista en educación para saber que la gran mayoría de la gente es crítica de nuestro sistema educativo. Ahí estará la clave del éxito de la estrategia PRO. Los resultados van a confirmar el imaginario y en nombre de esta “verdad” aplicarán sus recetas conocidas. Pienso que las políticas públicas deben tener un dispositivo de evaluación, pero debe ser para indicar el camino que debemos seguir y no para justificar la propias políticas. Ese camino debe ser fruto de un acuerdo estratégico y no en nombre de un partido que se erige a sí mismo como el restaurador.

Dicho lo anterior, pienso que las declaraciones realizadas fueron, como mínimo, desafortunadas. Cuando uno gestiona, se equivoca muchas veces, lo sé por experiencia personal. Pero en este caso no se trata solamente de una equivocación. En este caso hay un problema de concepción, y uno muy grave, porque el rol que el Ministro Bullrich ocupa aglutina dos espacios privilegiados de transformación de la realidad: la política y la educación. Y nadie transforma la realidad, ni logra que otro aprenda, si no cree en la posibilidad de que ese otro pueda hacerlo.
___________________________

[i] Página web del ministerio de Educación y Deportes de la Nación.

[ii] Diario “Infobae”, 12-10-16

Inseguridad: lo mejor es hacer

con No hay comentarios

Recorte La Capital
Desde hace meses pedimos el involucramiento del municipio en el control de precursores químicos. Cuando lo hicimos el oficialismo nos atacó con argumentos infundados. Hoy nuestra propuesta forma parte de las acciones que promocionan para mejorar la seguridad.
Desde la oposición asumimos una actitud crítica y propositiva, con responsabilidad como lo ameritan estos temas. Ahora la responsabilidad de cumplir es del municipio.

La marcha del jueves

con No hay comentarios

Manos

Este jueves, los ciudadanos de Rosario marcharán para pedir seguridad.

Siento que es una convocatoria genuina, sentida y fundada. Es real: vivimos con miedo, y todos los que tenemos responsabilidades públicas debemos contribuir para mejorar y cambiar esta situación. Ese cambio debe ser fundamentalmente asumido por los oficialismos que hoy conducen el estado provincial, el municipal y el nacional. Creo, además, que desde que el socialismo gobierna la ciudad y la provincia, no hemos dejado de retroceder en materia de seguridad.

El jueves va a manifestarse lo que creo es una nueva clase de ciudadanos: los desprotegidos, los que necesitan un estado más inteligente y mucho más protector. Esa necesidad no se circunscribe a un sector económico o social determinados; los incluye y atraviesa a todos. Nos incluye y atraviesa.

Esta marcha es, entonces y sin dudas, de los ciudadanos. No cabe pensarla como un espacio de captación de rédito político, aunque sé perfectamente que si los actuales oficialismos fueran oposición, estarían marchando. En mi caso elijo una actitud que puede ser menos impactante y demagógica, pero que suma en respeto.

Carola Nin

Mi postura acerca del precio del boleto

con No hay comentarios

Lifschitz y Fein pueden dejar el costo del boleto de colectivo al precio actual. SI quieren, pueden.

Entiendo que para ningún gobierno es grato aumentar el costo del transporte que usan los trabajadores y estudiantes y hasta puede entenderse que en determinadas circunstancias económicas se realicen actualizaciones de la tarifa.

En el actual contexto el aumento no me parece que sea pertinente. Los sectores que usan el colectivo para trabajar, son precisamente los que mayor porcentaje de sus ingresos destinan a alimentos y pagos de servicios e impuestos. No hay que ser muy suspicaz para comprender que estos sectores HOY no están en condiciones de soportar un nuevo aumento.

Desde hace un mes los rosarinos ven desfilar cifras y creo oportuno compartir algunas cifras que sostiene nuestra argumentación primera: se puede evitar el aumento del pasaje de colectivo.

Se dice, a grandes rasgos, que se venden cien millones de viajes (100.000.000) anualmente en Rosario. El último estudio de costos estableció un valor de alrededor de tres pesos más por viaje, antes del aumento a los choferes. Estamos aproximadamente en trescientos millones de pesos (300.000.000) de cubrir los aumentos de los costos. Los anuncios de Fein y Nación de ayer fortalecen tal estimación.

¿Pueden Provincia y Municipio aportarlos?

image02Por supuesto, la Municipalidad tiene un presupuesto estimado de diez mil millones de pesos ($10.000.000.000) y Santa Fe de cien mil millones de pesos ($100.000.000.000).

Este año se calcula que la provincia va a recibir en concepto de devolución por el juicio ganado a Nación (por la deducción de la coparticipación) seis mil millones de pesos ($6000.000.000), si a eso le sumamos el aumento de la recaudación como consecuencia de la inflación y los aumentos de impuestos provinciales habidos en Santa Fe el año pasado, nos da que la Provincia tendrá un ingreso por encima de los presupuestado de trece mil millones de pesos ($13.000.000.000). Si a este mayor ingreso le deducimos la política salarial acordada con los empleados estatales para este año, nos da que serán aproximadamente un seis mil millones de pesos ($6.000.000.000) que ingresaran a las arcas provinciales y que no estaban previstos en el presupuesto.

Esto nos permite plantear responsable y razonablemente qué para dejar el boleto en el precio que está y ayudar a los que más necesitan, se precisa que la Provincia aporte $300 millones de subsidio para el transporte de Rosario, lo que significa solo un 5% de los ingresos presupuestarios no previstos. Lo propio podemos decir de la municipalidad de Rosario que puede hacer, sin duda alguna, un aporte mayor al fondo compensador considerando el contexto inflacionario.

Quiero decir que no estamos proponiendo que el gobierno provincial se haga cargo del transporte de Rosario siempre. No estamos haciendo una oposición poco racional, ni sosteniendo posiciones demagógicas. Estamos proponiendo que se utilice un cinco por ciento (%5) de los recursos disponibles por aumento de recaudación y el juicio cobrado a Nación para que la situación difícil por la que están pasando muchos trabajadores, gente que necesita movilizarse para estudiar o buscar trabajo, pueda ser paliada en esta oportunidad, o, al menos, mientras permanezcan las actuales circunstancias. Rosario es una ciudad extensa y el transporte un servicio esencial para los que no pueden elegir cómo movilizarse.

Creo, sinceramente, que Mónica Fein puede liderar el proceso en esta coyuntura y también reclamar ante el Gobernador un mayor aporte en este momento difícil. Lifschitz es de su propio partido. Lifschitz sabe que puede ayudar a Rosario, su ciudad.

Si quieren, pueden.

1 2 3