Me crié en una familia de clase medía típica, con Renault 12 incluido.

La educación y el peronismo eran dos integrantes más de nuestra familia. Mi papá era profesor de matemática y física y mi mamá, maestra. Trabajaba en el estado municipal. Hoy es abuela y jubilada. Mi hermana mayor es ingeniera y ama las matemáticas. Siento afinidad por la cuestión pública, por lo común, desde chica. Esa preferencia creo que definió mi pasión por la educación.

Siempre quise ser docente y siempre, quizás sin saberlo, supe que eso consistía primero en saber aprender y después en enseñar.

Creo que la educación y la política tienen muchos puntos en común, pero el fundamental es su apuesta al futuro, al cambio. De alguna manera u otra siempre estuve disconforme con el presente, con las injusticias y desigualdades y las posibilidades de trabajar para cambiar las encontré en la docencia y la política.

CAROLA-NIN-15_banner

En la familia que formamos “de grandes” la política es parte de nuestro ADN. “Como decía el General” es una frase habitual en nuestra casa.

También nos gusta la literatura y el cine, siempre con grandes dosis de realismo.

Estelares, La Beriso, Charly, Fito, Silvio Rodriguez y Pablo Milanés. También Calamaro. Por supuesto Joaquín y Juan Manuel. Casi todo en nuestro idioma.

Mis principios

Creo que ser honesto y responsable son los dos valores principales para cualquier persona.

Trabajo para vivir en una sociedad organizada por el Estado y no por el mercado, donde valgan más las personas que las cosas.

Quiero una sociedad donde la desconfianza no sea la principal forma de mirar al otro. Me parece que eso se logra con un buen gobierno.

Quiero #queganenlobuenos